Bienvenida

Entras en un taller de poesía donde no hallarás ningún maestro; tan sólo un alumno con vocación de no dejar nunca de ser alumno.

6 dic. 2010

Milagro en la catedral

  













Luz de las vidrieras, luz celestial
Donde sólo tú eras mi ángel
Sólo tú tañías en melodía las campanas
Pues era tu mirada, o era que yo enloquecía
Luego tus frescas manos entre el calor de las mías
Por ello sentí miedo: tu juventud
me hizo sentir los siglos en las piedras,
toda mi edad dispuesta en sillería.
 
Te sentí tan lejos y a la vez tan cerca…!
 
Y acechaba la racionalidad desde las gárgolas:
habría de olvidarte, habría, debería…
 
El rosetón sobre tus labios me cegaba
Tu risa era limpia y tu alma pura
Tu cuerpo… incendiando la sequía,
la sequía de mi otoño en mi sequía.
Tu risa era mi fuente, un humedal de vida:
la vida de ese día, de ese día perfecto, de ese único día.
 
Y la sombra de mi racionalidad: debería olvidarte, debería…
 
Encapsulado en ámbar, mi olvido fue imposible
Inútil fue tratar de silenciar mi grito
Habría de volver, habría, debería…
Mi corazón, no sé, algo en mi interior que me mordía
por sentir tus abrazos, tu calor, tu alegría
  
Desesperadamente volví a llamar a la puerta de tus labios
Desesperadamente… en ti habito todavía.
   
--------------------------------------------------------------
Imágenes (fuentes):
   "Ojo"                                                 >  Google  >  geniomaligno.wordpress.com
   "Catedral de León, interior"    > Google  >  lacomunidad.elpais.com
   "Rosetón"                                       >  Google  >  cvc.cervantes.es
   "Gárgola con hielo"                    >  Google  >  islakokotero.blogsome.com
  

7 comentarios:

Sara Lew dijo...

Bellísimo poema, Luis. Lo he leído y releído varias veces y cada vez me gusta más. En la poesía has encontrado tu cauce, en él fluyes maravillosamente. Un abrazo.

Vanadis dijo...

Un milagro hecho palabras, unas palabras bailando al son de una poesía, una poesía acurrucada en unos recuerdos, unos recuerdos que habitan 'desesperadamente' en un presente, un presente entre la realidad de la cordura y el sueño de la locura, una locura llamada amor. Un amor que perdurará más que las piedras, que el rosetón y que las gárgolas, porque ellas fueron testigo mudo de ese milagro. ¡Enloquecedoramente maravilloso! Le felicito Luis.

Luis Nieto del Valle dijo...

Sara, tu ánimo es alentador de veras, pues siempre he visto en tus textos, incluso en los pretendidos relatos, una enorme carga poética. No sé si yo fluyo en ese cauce tan bien como tú, pero tienes cierta razón en una cosa: últimamente me atraen más los poemas que los microrrelatos, aunque por éstos últimos nos conocimos muchos amigos. Un abrazo
---------------------------------------------
Vanadis, haces tuyo mi poema. Casi es como si lo sintieras tanto o más que yo. Muchas gracias por tu apasionado comentario, de veras que me alegra muchísimo. Un abrazo

Beatriz Salas dijo...

Hola Luis,
Quedo completamente entusiasmada por tus versos y ante este poema, magnífico y lleno de luz, te pido permiso para grabarlo y subirlo a mi blog.
Te deseo un feliz fin de semana.
Un abrazo.

Beatriz Salas dijo...

Querido Luis,
quería avisarte que acabo de subir a mi blog este maravilloso poema; Ha sido un verdadero placer realizarlo.
Ruth, como siempre, ha elegido la música.
Recibe un abrazo agradecido.

http://beatrizsalas10.blogspot.com/2011/11/luis-nieto-del-valle-milagro-en-la.html

Luis Nieto del Valle dijo...

Bueno, Beatriz, te diré que lo has realizado a la perfección. De momento, ya lo he escuchado 3 veces seguidas, me ha gustado oírlo desde tu preciosa voz en lugar de la mía propia (callada) al tiempo de escribirlo.
Celebro que eligieras este poema, porque le tengo mucho cariño.
Tu voz, además de bonita, la modulas y entonas a la perfección, de tal forma que, según he visto, añades atractivo a muchos textos. La letra de la canción de fondo, esos fragmentos, también son muy apropiados.
Enhorabuena por tu trabajo, por dar ese amor y difusión a la parte literaria, y GRACIAS.

Estrella Altair dijo...

Me ha encantado, vengo del blog de Beatriz.. y es intensa y magnifica la comparación..

un saludo