Bienvenida

Entras en un taller de poesía donde no hallarás ningún maestro; tan sólo un alumno con vocación de no dejar nunca de ser alumno.

15 dic. 2010

El último refugio



















Hoy no he sido precisamente feliz.
  
Hoy no estoy como para escribirte cartas, amor mío. Temo decir lo que no debo.
  
Y me pregunto qué hago aquí.
  
Me pregunto qué cruel acto dejó a mi alma aún más enganchada a los espinos.
  
Lo más limpio de hoy, lo más limpio, es un simple cigarrillo.
  
La noche se aproxima. Y no podrás ser tú, sino la cavidad azul de un pastillero, mi único refugio.
  
---------------------------------------------------------------------
Imagen (fuente):  Google  >  www.diariohacker.com
  

1 comentario:

Jesús Herce dijo...

Uf, "el alma enganchada a los espinos" que contundente y gráfica imagen del dolor.

¡Bravo!