Bienvenida

Entras en un taller de poesía donde no hallarás ningún maestro; tan sólo un alumno con vocación de no dejar nunca de ser alumno.

20/8/2012

Naciste


Para Marina, que hoy se ha atrevido a... nacer,
siendo veinte de agosto del año dos mil doce,
cuando el cielo de su pequeña patria era ceniza,
tantos montes ardiendo
bajo la acción estúpida del hombre.
  

Ay… ¡qué bien, que ya naciste!...
O más bien te trajeron, prematura, ante el mundo
tan cruel que ya intuías.
¡Y tú que te plantaste tan sentada!
¿Acaso ya querías, así, manifestarte,
rebelarte? ¿sabías qué te esperaba?

Es igual, ya naciste, ¡que suenen las campanas!
y no las oiga nadie que te resulte extraño, indiferente
Sigan inmaculadas esas lágrimas
de explosión de alegría de tu madre sencilla:
es la misma alegría de quienes la queremos.

Has de saber: tu madre ya te hablaba
y te quería
desde que tú eras sólo una almendra pequeña
que recibe la vida y, a su vez, vivifica;
que achica o que realza, como el mar que sostiene
ese bonito nombre que te ha dado, Marina.

Naciste o te nacieron, da lo mismo,
si al fin tú lucirás  -ya estás luciendo-
como una estrella azul que nos deslumbra.
Y fíjate que ahora, sin querer, ya has robado
los ojos de tu madre: ¡sólo ven por los tuyos!

¡Adelante, pequeña! ¡Adelante, criatura!
Sé voraz de inquietudes y no pierdas tu herencia
de esa bondad inmensa y el amor que es tu madre,
y entonces dale a ella merecida alegría.

Acaso añadiría…
sigue tu propia luz, primigenia rebeldía
de tu incontaminada inteligencia:
abre muy bien los ojos, deja presto el oído,
defiende lo que piensas,
y no te postres nunca ante este mundo.

Tu fuerza irá creciendo, y tu luz será inmensa,
como una estrella nova que absorbe la energía
de estrellas que envejecen y de pronto se funden
en energía oscura, en incógnita pura
de tus futuras noches más maduras.

No hablas todavía, sólo emites gemidos
y pides alimento,
pero sé que me dices... “déjate de monsergas”.
Por eso ya resumo en este canto:

Naciste, ¡naciste tan preciosa! ¡qué alegría!
   
Y ojalá yo...
-autor de este poema que te brindo, Marina-
ojalá hubiera tenido bien armada la palabra
expresando el amor, todo eso que sentía
cuando nacieron...
mis propios hijos.
  
¡¿Por qué vendí mi tiempo hasta ese extremo,
dando tanto por nada  -espejismo de plata-,
en qué engaño tan vil dejé caerme?!
  

29/6/2012

Somalia (por ejemplo)

   
   
   
Indignados
pero...
¿desde cuándo?   
   
   
   
No deja de mirarme
   y elige, en su silencio, qué hijo está más débil:
   para salvar alguno, qué hijo ha de morir.
    
¿De qué huesos le cuelgan
   pechos de arena y polvo?
    
No hacen ningún ruido y dejan que me duerma;
   pero esa madre mira, no deja de mirarme
   aunque pase la página, pues en otra aparece
   la rabia de una bomba reventando un mercado
    
Y a veces me pregunto:
 - cómo ha de ser el mundo, qué parte está más loca
 - siendo así, tan injusto, qué muerte duele menos
 - y aun siendo yo pacífico, ¿a quién hay que matar?
     

22/6/2012

Hoy pudo haber sido un día triste

  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
   
   
   
   
  

Hoy sí pudo haber sido un día triste, y ya ves:
en soledad te hablo sin pronunciar palabra
sin que tú estés presente. Hoy es un día más
del umbral del verano, con un poco de viento.
  
Y abriendo una ventana, siento paz interior
observando las cosas, y oyendo el zarandeo
de las hojas y ramas… y bulliciosos pájaros.
  
Hoy sí pudo haber sido un día triste, y ya ves:
el más humilde gesto, ignorado en el cosmos
me debilita el grito…      y me seca los ojos.
   

19/6/2012

Aguafuerte

 
 
 
 
 
 
 
  
  
  
  
  
  
  
  
Amaina una tormenta; y la luz, caprichosa,
   se cuela entre las nubes. Algo obliga a quedarse
   expectante, en silencio...
   
Rayos de sol, en abanico
   sobre la tierra húmeda
    - ese momento mágico
       y esa iconografía... ¡de repente...!
       elevando su voz desde la infancia
     
Esa visión del cielo... y el relámpago
    de un pasado lejano, de libros y de estampas,
    de alegría en la clase y cánticos en misa...
    
Estorba a los recuerdos la más leve presencia
     
Olor a tierra y agua, a vida redimida
En el cielo, Lo Oscuro fue de nuevo vencido
   pues el Dios de la infancia, como estando ya escrito,
   desciende como un haz
   de caprichosa luz.
     

8/6/2012

Maternidad













Enséñame el rostro de tu madre, y te diré quién eres   (Khalil Gibran)
  
   
   
   
  
luna llena ilumina la vida en gestación:
pataditas te hablan de esperanza interior
  
cráteres labios succionan y besan:
varón que te envidia, te lame y desea
  
luna llena, tu vientre:
piel tensada, tambor
  

30/5/2012

Entre amigos


No puedo
llorar
por ti
  
Simplemente: no puedo
  
Me agota
  
Pero dame tu mano,
levántate
                    sal
de tu tiniebla
   
Y camina !
  
Y ayúdame
cuando yo caiga
   
   
(Ojos grandes se abren,
y  la primera palabra
cabal

Amanece)