Bienvenida

Entras en un taller de poesía donde no hallarás ningún maestro; tan sólo un alumno con vocación de no dejar nunca de ser alumno.

27 feb. 2012

La belleza nos salva

  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
Es invierno en la calle
                                             y en el alma
a mitad de la tarde.
    
A mitad de la tarde, las persianas
aguillotinan gris anochecido.
    
Detrás de los cristales, la última mirada hacia poniente,
los últimos destellos en el cielo,
nubes rojas entrando en el cerebro.
    
Tan sólo ese momento nos rescata,
pues ya el día, de vida mal pagado,
a su favor inclina la balanza.
    
A mitad de la tarde, la belleza nos salva
  -o quizá nos resigna y nos engaña-
para esperar de nuevo, tan idéntico,
nuestro siguiente día.
    

29 comentarios:

Juglar dijo...

Nos salva y nos ilumina desde el alba.
Aprendemos a buscar la belleza en cualquier resquicio. Es la mejor forma de sobrellevar los días grises que nos regala la vida.
Tus letras nos invitan a la reflexión.
Un saludo.

Lapislazuli dijo...

Son pocas las horas de luz en invierno, pero rescatemos los amaneceres y el ocultamiento en los atardeceres, hay belleza segun los ojos como los miremos.
Un abrazo

Scarlet2807 dijo...

Creo que siempre , la belleza es salvadora.
Nos rescata de éstos días oscuros y de éstas noches tan largas...
Besitos en el alma
Scarlet2807

Albada dijo...

La belleza nos rescata, nos agarra de la mano cada tarde, viendo cómo el sol se esconde tras las persianas.
En cada guiño del sol contra los vidrios, la belleza se adentra en las rendijas de cada corazón que late.
Me ha gustado Luis.
Un abrazo.

Gustavo Figueroa V. dijo...

La belleza nos salva...y nos salvará porque quien puede apreciarla tiene abiertos sus sentidos plenamente, es sensible y es capáz de transformar lo gris en el brillo de la vida, la esperanza y la caricia tierna de la poesía.
Hermoso poema!!!

Lola dijo...

La belleza de las palabras no se sustituyen con nada. Una entrada estupenda. Un abrazo.

Isabel Expósito dijo...

Pronunciar la belleza, decirla, darle voz, rescatarla de tanta ceguera. Bellísimo poema, amigo Luis. Un abrazo

veintiuno dijo...

Cuando llega la hora que la vida nos pertenece. Es un poniente bello de punto y seguido. Para alimentar esas ganas que faltan para continuar en un camino no elegido.
¡Qué facilidad tienes, Luis, para abrir los cerrojos que ni miramos para no preguntar aquello que no queremos oir!
Me encanta que remuevas a la misma duda.

Un abrazo.

Mucha de la Torre dijo...

bellos tus escritos!!!!!!!!!!

lur dijo...

Todo lo bello ilusiona, como tu escrito o la fotografía que acompaña.

Un saludo.

Francisco Rodríguez Tejedor dijo...

Hacía ya algùn tiempo que no te leía Luis. Y hoy he vuelto a sentir el ritmo y la tersura de tu palabra. Volveré más a menudo. Un abrazo.

Rosa.E dijo...

La belleza siempre nos salva, y tus letras lo han expresado excelente!!!
Buen inico de semana

Marina-Emer dijo...

Gracias por tus versos en mi blog y gracias por los bonitos tuyos en el tuyo ,un placer leerte
con un calido abrazo y desearte feliz semana
MARINA

fus dijo...

Tenemos que salvar el dia, con esa caida de la tarde, donde la belleza natural del ocaso nos hace prepararnos para renacer de nuevo.Una genialidad de poema (como siempre haces).

un abrazo

fus

40añera dijo...

Es invierno pero tus versos calientan el alma
Un beso

ALBORADA dijo...

A mitad de la tarde, las persianas
aguillotinan gris anochecido.

Hermosa metáfora.

Tomar nuevos colores a mitad de la tarde, para pintar un nuevo día.


Tus letras captan la belleza y eso es suficiente.

Mis saludos, Luis.

elisa...lichazul dijo...

hay bellezas que salvan claro que sí, sobre todo la que en la Natura se da , también esta esa otra belleza de la que se cultiva desde dentro , en el corazón y el sentimiento

y una de esas grandes oportunidades es apreciar el regalo de cada atardecer y sus arreboles en invierno, no siempre hay un huequito entre las nubes , pero cuando lo hay, es absolutamente mágico

un abrazo grande para ti, muchas gracias por tus huellas

MEN dijo...

Me encanta esa ultima mirada del dia hacia poniente y si veo nubes rojas sonreir porque mañana sera un bonito dia tambien y si las nubes no estan rojas pensare que quizas llueva y la lluvia me encanta... Siempre quiero pensar que mañana sera estupendo y que me dara mucho mas tiempo a hacer lo que hoy no hice... que rapido pasa el tiempo, eso es lo que me da pena... pero rsignacion es lo que nos queda.
Un bessito

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias Luis:
Estoy muy cansada, el amago de infarto que me ocurrió hace unos días, me ha dejado sin ánimo. Volveré al blog en cuanto me reponga, un mes quizás.
Gracias por tu comentario en el día de la mujer, cada uno es libre de pensar, yo me sumo a que no hayan más maltratos a la mujer.
Con ternura
Sor.Cecilia

PiliMªPILAR dijo...

Pero ya está aquí, reinante imponente Marzo de luz.
Acicate para ver en plenitud el color de la belleza.
Eso, siempre siempre, Luis.
El volcán en erupción
Un abrazo

Himalia dijo...

Nos salva y nos resucita..

Cormorán dijo...

Precioso Luis.
Los atardeceres nos confirman nuestra existencia presente y de inmediato futuro. Vemos como "muere" el sol y nosotros permanecemos. Para bien y para mal.
Un abrazo compañero. Me encanta retomarte.

PiliMªPILAR dijo...

No recuerdo bien de qué figura retórica se trata: ("a las cinco de la tarde". García Lorca)
...'A mitad de la tarde...
Y en el aire
se suspenden palabras,
de perla y rocíos.
En mitad de la tarde
y leerte
ya es sueño y en gozos
gozarse...'
¡Es que me ha encantado esta prenda poética, de invierno y "de Volcán"!, Luis.
Un fuerte abrazo, cómo no.

Ángela dijo...

Qué gran momento, y qué intimo, ese de despedir a la tarde, que declina, dando paso a las primeras sombras. Y que bonita forma de contarlo, amigo mio. Un placer andar por aquí.

Lola dijo...

Hola Luis, aunque te lo parezca ningún día es igual, por eso no temas al día que llaga.
Verdad es que a veces tenemos tantos problemas que no podemos ni pensar, haciendo de cada día otro igual que aun no ha llegado. No hay días grises, solo mentes grises en días que solo nosotros podemos iluminar. Un abrazo.

stella dijo...

hay dias oscuros, y hay una luz clara que suele salvarnos de ella, tu poema es una joya Luis, hacía que no llegaba a tu casa y esta mañana me sinto colmada de buena poesia, te felicito
Un abrazo
Stella

ecos de ubeda dijo...

da bonito

Pilar Alberdi dijo...

La que dices es una verdad muy grande:
"A mitad de la tarde, la belleza nos salva".
Tiene ese don el atardecer.
Gracia por recordarlo.
El poder de la luz que fue y que se apaga.
Un abrazo.

Tuti dijo...

Logras capturar el atardecer para trasladarlo a la parte existencial que nos redime.

Anna Francisca