Bienvenida

Entras en un taller de poesía donde no hallarás ningún maestro; tan sólo un alumno con vocación de no dejar nunca de ser alumno.

26 mar. 2011

Contrapunto














A veces se desea la llegada del sábado
como un llegar a puerto después de una galerna,
y luego el fin de semana es bocanada de aire
para el pez que salta convulso sobre el suelo
ante un acuario roto.
    

4 comentarios:

Cormoran dijo...

Luis, creo que debes bajar un renglón para no dejar sola "A veces se", que a poco que te despistes no lo ves.

Lo que dices lo he vivido y viviré, es parte de la vida que no sabes porque te sacude con más dureza y crueldad bajo tu propio techo, deseando que llegue el lunes para volver a la guerra de la oficina, menos íntima y por tanto menos cruel.

Tratemos de firmar acuerdos de paz alla donde estemos. Siempre son convenientes.

Un abrazo Luis

Luis Nieto -(Papelylápiz) dijo...

Gracias, Cormorán. Respecto al contenido, creo que encaja con muchas posibles causas. Puede ocurrir que no haya un problema concreto muy grave, sino un conjunto de circunstancias importantes (o consideradas así subjetivamente, y no necesariamente por todos) que alteran el propio estado interior, debilitándolo. De forma que esperas resarcirte en el fin de semana, donde luego existen otros condicionantes y rutinas (que hasta cierto punto pudieran ser placenteros), y se termina el domingo con sensación de decepción por haberse frustrado otras expectativas. Es algo que, en otras palabras, también he oído comentar a otras muchas personas. Quizá es algo propio de nuestra vida, marcada por unos sistemas y hábitos de producir poco enriquecedores, coronados por unos hábitos de consumir que tampoco enriquecen... y es como si te falta el aire o el agua. Me resultó apropiada la imagen de la bolsa (un medio artificial provisional, en espera de otro destino también artificial) que pierde agua y angustia al pez. Un abrazo

juanxxi dijo...

La galerna y el acuario roto son elementos magníficos para identificar la angustia: el mismo elemento, desatado o en tensa y extrema calma, pero en dimensiones y contextos diferentes, de lo externo y distante al espacio interno de lo doméstico... Me parece un acierto. Hacía mucho que no pasaba a verte: sigue siendo un placer. Un saludo

Luis Nieto -(Papelylápiz) dijo...

Te agradezco la visita, Juanxxi. Además, con tus especiales análisis sobre el texto (que tengo en alta estima), entras aportando este regalo. Un abrazo