Bienvenida

Entras en un taller de poesía donde no hallarás ningún maestro; tan sólo un alumno con vocación de no dejar nunca de ser alumno.

22 jun. 2012

Hoy pudo haber sido un día triste

  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
   
   
   
   
  

Hoy sí pudo haber sido un día triste, y ya ves:
en soledad te hablo sin pronunciar palabra
sin que tú estés presente. Hoy es un día más
del umbral del verano, con un poco de viento.
  
Y abriendo una ventana, siento paz interior
observando las cosas, y oyendo el zarandeo
de las hojas y ramas… y bulliciosos pájaros.
  
Hoy sí pudo haber sido un día triste, y ya ves:
el más humilde gesto, ignorado en el cosmos
me debilita el grito…      y me seca los ojos.
   

12 comentarios:

Lapislazuli dijo...

Lo cambiaste
Un abrazo

Ly Rubio dijo...

Y sin emgargo fue el día que tus ojos quisieron ver,... hermoso me gusta tu forma de llevar las emociones, abrazos :)

Albada dijo...

Los detalle nimios, ajenos al cosmos, como punto de inflexión que pueden hacer diferente un día rotulado previamente.

Me gustó.

Un abrazo.

Isabel Expósito dijo...

Cuánta emoción despierta este precioso poema. El sutil latido de las pequeñas cosas (ignorado en el cosmos) obra el milagro de dejar olvidada la tristeza.

Anónimo dijo...

A vaces no prestamos atencion a las pequeños detalles porque nos parecen insignificantes, son esos, los detalles los que dan sentido a nuestra vida.Somos un nada en medio de un cosmos.Somos tu, yo, somos todos. Me llena saber que hay gente como TU

Cormorán dijo...

El darse cuenta de la tristeza es ya motivo de alegría. Es el punto de inflexión que te permite retomar tu vida, tu vida interior, tu paz, tu armonía. La tristeza hace que nos hablemos, que nos sintamos, que nos sepamos. Y al final, que nos apreciemos o despreciemos, pero que nos sintamos vivos.

Ariel dijo...

HOLA LUIS,
UN HERMOSO TEXTO CARGADO DE PAZ Y ESPERANZA.
EL VALOR TAMBIÉN LO TIENEN LAS PEQUEÑAS COSAS.

UN ABRAZO

Penelope dijo...

Que hacer para que no te ahoge la tristeza? Tan solo unas palabras,una mirada, el simple roce de un dedo por la mejilla, tan solo eso ,me consuela.Compartirla me alivia el alma.

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Esa es la actitud realmente, hacer de tripas corazón, no esperar nada de nadie, solo de nosotros mismos.

Linda metáfora!

Besos y abrazos alados!

David C. dijo...

Bien inspirado.
Saludos
David
Pd: Te invito a que visites mi nuevo blog de cine.
http://observandocine.com

Soledad dijo...

Como todo, depende del ánimo y los ojos con que se mire. Aún así, a veces hay momentos que sorprenden, son todo un misterio. Me gustó. Soledad

David C. dijo...

Bonito.