Bienvenida

Entras en un taller de poesía donde no hallarás ningún maestro; tan sólo un alumno con vocación de no dejar nunca de ser alumno.

7 abr. 2012

Grúacrucis en Semana Santa 2012

  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
Grúas…
grúas sobre humildes moradas…
    
Son grúas que presidieron
el asfaltado de campos
    
Y ahora son... grúas paradas!
    
Grúas paradas: los cables
donde se posan los grajos.
    
¿Y qué fue del Sanedrín,
mercaderes de favores?
¿Dónde se esconde Pilatos,
Barrabás y los ladrones…?
    
Aunque parezca un fracaso
tan pútridas relaciones,
tan a salvo permanecen.
Y el dinero, a buen recaudo.
     
Grúas paradas: son cruces
sin ningún crucificado.
  

11 comentarios:

Papámba. dijo...

Que linda entrada Luis, me ha encantado el paralelismo. Bravo por tu imaginación tan oportuna. Un abrazo grande,

Albada dijo...

Grúas paradas que tal vez esconden algún tipo de crucifixión.
Un abrazo.

moderato_Dos_josef dijo...

Miedo me dan las grúas. aunque se mantengan paradas...

Un abrazo.

Geles Calderón dijo...

El contenido y mensaje que encierra esta 'gloriosa' entrada, en fechas de Semana Santa, invita a la relexión, amigo Luis.

Sinceramente: muy buen trabajo.

lichazul...elisa dijo...

excelente analogía !!
y es que el moderno ritmo que nos autoimponemos, hace que , arrasemos y devoremos sin detenernos a meditar si es verdaderamente necesario tanta edificiación a escala monstruosa, porque a escala humana, nunca lo ha sido

besos y feliz pascua!

lur dijo...

Me encanta la afinidad que has creado en tu escrito. Bravo!!!
Un beso.

ecos de ubeda dijo...

que interesante

Cormorán dijo...

Grúas paradas, si. Como cruces también. Pero llenas de crucificados. Nosotros, sus dueños hipotecados, que aun ya muertos en la cruz, clavados por los intereses, con el euribor como corona de espinas, nos dan un lanzazo en el costado para sangrarnos más. Y aun habiendo perdido la vida y la cruz, siguen pagando por ello.
Un abrazo Luis

Anónimo dijo...

Nuevas formas de crucifixión. Nueva interpretación,de tortura. (Propia de ti)
La quietud de una grúa.

Josefina M

Garla Kat dijo...

En estos días pensaba que la poesía da para todo, y mire usted como me lo confirma con un poema tan bien logrado que habla de crisis, grúas y personajes bíblicos. Yo me imagino que en esta grúa caben miles de crucificados. Antes, se contaban unos pocos Judas, Barrabases y ladrones. Hoy, lamentablemente, se pierde en el horizonte de las naciones; los traidores, asesinos e indiferentes a su fe, a sus creencias y a sus propios hermanos.

Soledad dijo...

La verdad es que tienen una apariencia siniestra sobre todo al caer la noche. Me gusta tu blog, volveré por aquí. Un saludo
Soledad