Bienvenida

Entras en un taller de poesía donde no hallarás ningún maestro; tan sólo un alumno con vocación de no dejar nunca de ser alumno.

9 jul. 2011

Muros

   
  
  
  
  
  
  
   
   
   
   
   
Altura calculada: no hay distancias ni alturas
medidas bajo la necesidad.
    
En esta noche extraña, de inquietud y de insomnio,
observando los astros se borra la mirada
que ya no es de unos ojos, sino
de la gran y única Pupila Humana;
  
y llega ese olor triste, como a desesperanza,
de cada ser humano ante sus propios muros,
                                                                                        midiéndolos
bajo un sueño febril para saltarlos,
ignorando desgarros en su trémula carne,
desoyendo su alma  -de cualquier modo herida.
    
Altura calculada, aunque sepamos:
no todos los muros son iguales
                                                               pero todos
se enfrentan a la necesidad
entre el valor y el miedo.
   
¿Acaso alguien entiende su existencia,
algo que el Ser Humano se interpone a sí mismo?.
    
Pensaba en todo esto, calibrando
                                                                  mi ombligo;
y necesariamente, por ello, en Ti pensaba:
calculas mucha altura.

Derribaré, algún día, un muro de guijarros
en solitario, solo, rompiendo mis espejos
tras de abrazar a la Mujer-Eva primigenia,
o a cada parte de ella que haya en Ti,
o a ese completo “Tú” plural de quienes...
se atrevieron a mirarme sin temor a cortarse
ni vieron por ello decadencia en el azogue
de mis pobres añicos que reclaman su luz.
    
Pensaba en todo esto, y lo escribía
sin pretender  -¡maldita sea!-  la forma de un poema.
Desahogado lamento, al respirar en la noche,
en esta noche de julio, esta noche tan suave,
que hoy notaba tan triste,
tan extraña.
     

15 comentarios:

Allek dijo...

Que jodidos son los muros..
a derribarlos...
un abrazo amigo..
muy bueno!

Humberto Dib dijo...

Me pareció un texto que reúne varias bondades, entre ellas el tema, lo bien llevado y, para mí lo más destacable, la manera inteligente con que lo enlazas.
Un gran abrazo.
Humberto.

Anónimo dijo...

Esos muros que nos imbricamos a nosotros mismos y que luego nos cuesta tanto derribar...

Cada vez lo haces mejor, Luis. Es un placer leer tus poemas. Gracias por avisarme de que tienes nuevas entradas en el blog, así no me las pierdo :)
Un fuerte abrazo.

Sara Lew

Luis Nieto - 'Papelylápiz' dijo...

Allek, gracias. Un placer saludarte de nuevo. Un abrazo.

-----------------

Humberto, como siempre aportando ese "algo más" en tus comentarios. Es verdad que hay algo enlazado entre lo general y lo personal. Visto desde aquí, y tal como está el mundo, en tema de 'muros' me pareció ruin empezar hablando sólo de lo personal. Un abrazote desde este lado del 'charco'.

----------------

Sara, tus ánimos son siempre como una lucecita dentro de un túnel. A ver si retomo las visitas a tu blog y a los de otros amigos virtuales que compartimos: diez u once meses que contactamos con los microrrelatos, y creo que todos hemos evolucionado a mejor. Besos.

Anónimo dijo...

Enhorabuena por la criatura!!!! la seguiré con interés. Marga.

veintiuno dijo...

Una de las sensaciones varias que me deja este texto, Luis, es tu compromiso, abriéndose espacios en lo común, como una proa en la oscuridad de esa maraña que estamos construyendo en la sociedad que vivimos. Tu volcán cada día tiene más actividad y lanza rocas contra esos muros que nos limitan y nos vuelven medianos.
Es todo un placer leerte.

Saludos.

Eva dijo...

... y cuando los muros se disipan, aun por breve desvanecimiento, todo es verde y azul, te sientes mariposa, libre como el viento …
¡Qué Bonito! Luis, Muchos Besos.

El Escritor dijo...

Saltemos!

saludos

Albada dijo...

Cuando te pones...te pones. El que es poeta, amigo, aunque se vista de seda,poeta se queda, no hay muro que contenga la voluntad del pensamiento y la emoción en un ritmo que mece y lleva donde el tono y las letras conduzcan. Y tú eres un excelente conductor.Un abrazo

Luis Nieto - 'Papelylápiz' dijo...

Albada y Veintiuno, viejos amigos de Eskup-ElPaís y de Relatarium, muchas gracias por vuestros ánimos. Un fuerte abrazo.
---------------------------
Eva, ¡qué bonitas palabras!, ojalá todo sea como dices. Gracias por repetir visita. Besos.
---------------------------
Escritor, bienvenido a este lugar, un placer saludarte.

Anónimo dijo...

Interesante reflexión, Luis. Escribir lo que nos pasa es una forma de organizar nuestras ideas, nuestros anhelos y proyectos, nuestra acción. Muchas veces la vida nos atrapa en un laberinto de muros insalvables, pero quien se rodea de tales fronteras defensivas no hace otra cosa que ponerse cerco a sí mismo, porque el mundo y la vida siempre quedan fuera.

M.Asun

Cormorán dijo...

¿Cuantos muros hay que derribar para tener la visión de un horizonte libre de obstáculos?
¿Quién crea los muros y con qué intención?
¿Hay gente tras el muro que muera aplastada. Seremos nosotros los de ese otro lado?
En cualquier caso, a veces, es grato descansar apoyado en un muro. Respirar el aire fresco que el caminar no nos dejo apreciar, y escuchar todo eso que nos rodea y por lo que merece seguir construyendo y derribando muros.
Un abrazo Luis

Luis Nieto - 'Papelylápiz' dijo...

M.Asun, tú misma completas esa interesante reflexión, me alegro. Un abrazo
--------------------------
Cormorán, tras de tus preguntas retóricas iniciales, me gusta y comparto ese nuevo paso: analizamos, reflexionamos, tomamos conciencia, enmendamos... pero en todo caso hay que vivir.
Un abrazo.

Simplementeyo dijo...

Que de muros tenemos los humanos, como bien dices unos más altos que otros, pero al final muros, yo quisiera derrumbarlos y que vieran lo simple que puede llegar a ser una persona sin ellos, que te tapan y no dejan ver la realidad del mundo.

Precioso, me ha encantado:))

Besitos y sonrisas sin muros :))

Luis Nieto - 'Papelylápiz' dijo...

Gracias, Simplementeyo. Estoy de acuerdo con lo que dices. Pero la realidad del mundo, y nuestra propia vida, nos muestra que los muros existen, y sólo nosotros podemos empuñar la maza.

Un abrazo :-))