Bienvenida

Entras en un taller de poesía donde no hallarás ningún maestro; tan sólo un alumno con vocación de no dejar nunca de ser alumno.

5 jun. 2011

Para siempre




Foto de Pep Roca


  
  
   
Ábrase la vida, sin distancia.
Ábrase la noche, si amenaza.
Ábrase la culpa, si nos quema.
Ábrase la verdad, como la risa de un niño.
Ábrase el viento y ábranse las aguas
de los mares y también
                                                los pétalos marchitos.
    
Y ábranse tus sueños a la vida,
aun cuando tú me dejes o…
                                                      cuando yo me haya ido.
    
Ábranse los dientes de la muerte, pero
látese, reventando en latidos,
el corazón vivo.
                                 Y ábrase la luz.
    
Ábrase la luz, si es cegadora.
Ábrase la luz en dos mitades,
para que tú te muestres
                                                 o para que yo pueda verte.
     
Ábranse ahora mis manos para siempre,
y ábrase mi carne, gota a gota, para recibirte
mientras estés conmigo.
    
Y al llegar a ese final sin un regreso,
ciéguense los ojos en relámpagos
y ábrase la luz
allí,
o acá;
   
ábrase la luz y la memoria
sin que reine el olvido.
    

9 comentarios:

Vanadis dijo...

"Ábranse tus sueños a la vida..." siempre es maravilloso pensar que los sueños se pueden hacer realidad, que pueden ver la luz y que esa misma luz puede iluminar a los soñadores del alma, aquellos que no sueñan con banalidades, egocentrismos ni con elementos materiales. Qué afortunado aquel que sienta tus "manos para siempre,y ábrase mi carne, gota a gota, para recibirte mientras estés conmigo"!!!Un deseo aplicable también por mi parte tanto para la vida como la/s persona/s amadas. Un abrazo.

Cormorán dijo...

Rebosa energía, optimismo, futuro.
¡Estoy mucho más animado! Gracias Luis, un abrazo.

Luis Nieto -(Papelylápiz) dijo...

Mis queridos amigos Vanadis y Cormorán, me hacéis feliz comprobando que habéis interiorizado ese 'bombeo' ofrecido a todo ritmo.
Un abrazote.

veintiuno dijo...

Hágase la vida, en definitiva. El laberinto de nuestras mentes, tiende a dificultar la bella tarea que es vivir.
¡Qué suerte tenemos los que podemos leerte, Luis, con tus palabras nos recuerdas cosas olvidadas!

Un abrazo.

Luis Nieto -(Papelylápiz) dijo...

El aprecio es compartido, Veintiuno (Daniel, amigo). Y a mí me gusta leer tus microrrelatos. Comparto esa idea de que no hay que olvidar ciertas cosas. El laberinto, el obstáculo, lo ponemos nosotros mismos.
Un abrazo.

Eva dijo...

Tomar la Vida como la Muerte, un camino sin retorno.
Explostiva.
Un abrazo.

Luis Nieto -(Papelylápiz) dijo...

Bueno, Eva, con lo de "explosiva" me hiciste pensar. En realidad se me ocurrió escribir esto en uno de esos momentos en que piensas cómo puede cambiarte la vida en cuestión de minutos. Ahí entra la idea de la muerte, o el dolor ante cualquier otro motivo de pérdida de alguna persona muy querida, que ya te deja paralizado sólo por pensarlo. Y es entonces -ahí tu expresión- cuando necesitas esa "explosión", y gritar, y bombear sangre, y plantarle cara a la Muerte (o la Adversidad) gritando "VIDA, pase lo que pase". O lo que es lo mismo: "VIDA, sin pensar en más". O incluso "VIDA después de la vida compartida": memoria.
Otro abrazo para ti.

ecos de ubeda dijo...

divino te digo se disfruta

Luis Nieto - 'Papelylápiz' dijo...

ECOS DE ÚBEDA, besitos, ya nos seguimos :-))