Bienvenida

Entras en un taller de poesía donde no hallarás ningún maestro; tan sólo un alumno con vocación de no dejar nunca de ser alumno.

12 ene. 2011

Ecos de Haití






  













Amanece triste... como entonces:
para seguir llorando, también se reunieron
las nubes de aquel día con las de su noche.
 
No sé qué sentiría la Tierra en sus entrañas,
porqué quiso apuñalarse allá donde más duele,
porqué seguirá abierta esa herida, sin sutura:
doscientos cincuenta mil  -y mal contados-  son...
tan demasiados muertos!
tantos!
tantos!
  
¡Y qué pronto se fatigaron los titulares de los diarios,
qué pronto dejaron de abrir al mundo
las ventanas por donde obligaban a asomarse
a cualquier huerfanito, a cualquier ser viviente
sorprendido de seguir aún latiéndole el corazón!
  
Quizá muchos preguntaron por la dirección de Dios,
porque no hubo ración de infierno suficiente:
los malhechores se han sentido redimidos
para volver al pillaje, los violadores han obligado
a las niñas a jugar al sálvesequienpueda,
el cólera ha repartido cartas sobre un ciclomotor;
y Dante ha perdido el siglo por cuyo viaje
habría de escribir sobre el selecto Club de los...
Cuatro Jinetes del Apocalipsis y Todos sus Comparsas:
esos Gobiernos Poderosos sin interés por controlar
el caos de Haití porque allí no está sentado a la diestra
de un interés rentable.
  
Ya demasiados muertos y más muertos…
  
Y todos esos muertos quizá podrán, por fin,
quejarse justo ahora, en su efemérides,
con sus caritas grises y asustadas,
en todos los grandes medios de comunicación.
  
Así redobla su tambor el alma
del ciudadano del mundo, membrana
vibrando de impotencia, preguntándose:
si ya tan velozmente podemos comunicarnos, ¿para qué?.
Preguntándose si ya, quizá, nosotros mismos
todos estemos muertos; si ya hace mucho tiempo
nos hubiéramos muerto.
  
---------------------------------------------------------
Imágenes (fuentes), en sentido de arriba a abajo, primero en la izquierda y luego en la derecha:
  
   "Terremoto Haití (mujer observando)"          >  Google  >  wiki.taringa.net
   "Terremoto Haití (niños sin padres)"               >  Google  >  momento24.com
   "Terremoto Haití (manos de víctima)"            >  Google  >  sonypozo1.blogspot.com
   "Terremoto Haití (niña clama al cielo)"        >  peruinmigrationdocumentationproject.blogspot

2 comentarios:

Sara Lew dijo...

¡Cuánto dolor! Qué bien lo expresas, Luis. Así es, se piensa que más no puede sucederle a una misma persona, pero a veces el árbol caído se convierte en leña...
A mí me tocan muy cerca estas tragedias (sabes que he sobrevivido a un terremoto), te hacen recordar ese dolor de perderlo todo...

Luis Nieto -(Papelylápiz) dijo...

Gracias, Sara. La verdad es que me resulta imposible expresar su dolor. Tú lo harías mejor, pues en parte lo has vivido como superviviente. Pero merece la pena intentar expresar algo por su olvido.