Bienvenida

Entras en un taller de poesía donde no hallarás ningún maestro; tan sólo un alumno con vocación de no dejar nunca de ser alumno.

14 ago. 2011

Plenilunio asinfónico en noche de verano







  
  
  
  
  
  
Noche enlunada y un plácido aire tibio
entre la negra seda iluminada,
                                                              quieto.
  
No existe aquí el silencio: ejércitos de élitros,
criaturas cribando los críticos espacios.
  
Los grajos ya callaron: se pasaron el día
reclamándole al día su existencia.
  
Los grajos están locos,
los grillos están locos,
los perros que ahora ladran
                                                          también
se han vuelto locos.
  
¡Qué horizontes tan frágiles, allá de estos sonidos!
Camiones en madrugada y ráfagas de...
                                                                             sin piedad
   -miradas desde la sangre en pupilas de metal-
que desde aquí no se escuchan.
Luego el filo del hambre
ensanchando la herida
                                               en silencio,
en silencio…
  
Nunca más los oiremos:
                                                  bajo flores silvestres,
bajo lápidas grises, hay anónimas
                                                                        mediaslunas
y estrellasdedavid...  y crucesblancas;
  
o ni siquiera eso:  ni siquiera una lápida
junto a las amapolas, al borde de un camino
y en silencio,
en silencio.
  
Tejedor de sonidos, mercader de memorias
                                                                                         y silencios:
si los hombres callamos, dinos porqué,
dinos porqué enloquecen
                                                    los grajos
y los grillos
y los perros.
  

11 ago. 2011

Levedad: cuatro minutos de verano

 











  
19:25
  
Trocitos de pan, lanzados sobre el césped.
   
Desde las ramas altas de un cerezo
                                                                       alegría
por su regalo descienden los gorriones;
   
y en el aire sus trinos:
                                              hay globos de colores.
   
Atenta y sigilosa, una inocente gata
los observa.
   
¿Cuánto vive un gorrión?  –yo me pregunto.
   
19:27
   
[ Este mismo lugar, no ha tanto tiempo, fue un huerto
  donde un hombre cavaba:
  terruño bien regado
                                             -sudor y agua
  de un pozo que él mismo también ahondara
  con sus propias manos.
    
  Pasó el tiempo del hombre.
  Después, sólo hubo polvo. Ni siquiera
                                                                              más tarde,
  un viento huracanado:
  bastó una brizna de aire.
    
  Hombre,
                    huerto,
                                   vacío…
    
  Quizá alguien preguntara, inerte ya su cuerpo,
  adónde iría su alma ]
    
19:28
    
La gata se tensiona, da los primeros pasos…
    
¿Cuánto vive un gorrión?
                                                     -en vano consultarlo.
    
Sobre muebles de plástico, bajo un toldo roto,
instantes circulares,
                                          leve pereza
por el aire somnoliento del estío.